Eileen Rose


Volvemos a cambiar por completo de estilo musical, hoy nos acercamos a los sonidos country-rock que nos trae Eilleen Rose, una cantante y compositora nacida en Boston y actualmente afincada en Nashville, ciudad del country por excelencia.

No es que hablemos precisamente de alguien que está empezando en esto de la música, al contrario, cinco álbumes la avalan desde que comenzara su andadura discográfica allá por el año 2000, sin tener en cuenta sus colaboraciones con otras bandas, que nos remontarían a 1994, con sendas intervenciones en discos de Troublegum y Femtex.

Como decíamos, cinco son los discos de estudio hasta la fecha que Eileen Rose ha publicado, el primero de ellos, “Shine Like It Does” en el sello Rough Trade Records, un trabajo con el que se dio a conocer, recibiendo buenas críticas, tanto, que algunos llegaron a denominarla como la nueva Alanis Morissette, siendo también comparada en ocasiones con la maravillosa Aimee Mann.

Un par de años después de su debut, publica su segundo álbum “Long Shot Novena”, para el que cuenta con la colaboración de miembros de Del Amitri, o Glen Matlock, integrante de Sex Pistols, entre otros.

En el año 2005 sale a la venta su tercer trabajo, que bajo la etiqueta Banana Records, lleva el nombre de “Come to Storm”, se trata de un exquisito disco, con una instrumentación delicada en la que no falta detalle alguno, incluyendo pianos, violas, armónicas y acordeones. Eileen nos muestra en este álbum una gran madurez, que unida a su talento y su preciosa voz, convierten su escucha en una auténtica delicia.

Pero si hay un disco con el que las alabanzas son unánimes, éste es “At Our Tables”, cuarto en su carrera, publicado por el sello Evangeline Records en el año 2008. Para su grabación cuenta con su actual banda, The Holy Wreck, es decir Seth Goodman (guitarra), Nicholas G. Ward (bajo) y David Bull (guitarra) y algunas colaboraciones estelares, como Joey Mazzola (Sponge, Detroit Cobras). Al igual que ocurriera con el anterior, se trata de un álbum de enorme calidad, intenso y melódico, un disco que emociona y que gana enteros conforme aumentan las escuchas, en definitiva, una pieza imprescindible en el que difícilmente se puede destacar alguna canción sobre las demás, ya que se mantiene el nivel a lo largo del disco.

Finalmente, en el año 2009 publica su quinto disco, Luna Turista, para el que vuelve a contar con The Holy Wreck, y que pasa por ser su disco más personal e intimista, un disco en el que afloran los sentimientos y que combina a la perfección los sonidos suaves y vigorosos, siendo el resultado absolutamente brillante.

En definitiva, Eileen Rose es una cantante de gran talento y sensibilidad, imprescindible para los amantes de la música americana, no os la perdáis.




|